La falta de tiempo

La falta de tiempo

El método LEAN

Actualmente, los compromisos (tanto laborales como sociales) y las responsabilidades diarias nos marcan el ritmo al que tenemos que ir. Podríamos decir que, quien hoy en día tiene tiempo, es un privilegiado/a. Aunque para todos/as el día cuente con 24h, muchas veces la dificultad está en saber identificar cuales son aquellas tareas prioritarias y cuál es
la mejor manera para poder llegar a todo sin dejar la salud en ello.

Para hacerle frente a esta dificultad, actualmente existe el llamado método Lean, un método innovador creado en Japón para optimizar la eficiencia de muchas empresas que actualmente son conocidas por su gran productividad y capacidad de venta. Aunque no es únicamente aplicable a estas gran multinacionales, si no que puede aplicarse a nivel
individual para obtener una mejora en la gestión del propio tiempo y obtener esos resultados esperados.

Este método está enfocado en eliminar todo aquello que puede definirse como pérdida (material o temporal), así como identificar qué factores son aquellos que ralentizan el proceso. Tiene en cuenta la manera en la que nos planteamos una tarea, dejándole de dar tanta importancia a la parte en la que meditamos cuál va a ser el plan de actuación, y destacando la relevancia de la evaluación continuada. Esta manera de hacer, busca darle valor a lo que hacemos, dejando de lado aquello que realmente nos hace perder el tiempo y la energía.

Pongamos un ejemplo en el deporte. Imagínate que tu como deportista ves que tu rendimiento no está siendo el adecuado y últimamente notas que no llegas a todo. Llegas tarde a los entrenamientos, cansado/a y sintiéndote pesado/a porque antes del entreno has tenido que comer algo, ya que llevabas todo el día sin comer en condiciones por ir a entrenar de manera individual antes del entreno conjunto. Eres consciente de la situación, aunque llevas semanas que no pasas a la acción y esto te sigue pasando porque es algo que tienes en mente pero no sabes cómo hacer.

El método LEAN propone que este problema vaya asociado en un plan de acción en el que identifiques las 6W, derivado del inglés: who (quien), where (dónde), when (cuando), what (qué), how (cómo) y why (por qué). Para este último (why) especifica un ejercicio que consiste en preguntarse 5 veces “¿por qué?”, con la intención de llegar a la conclusión de porqué no se hace o se podía mejorar esa tarea y determinar la acción que se va a llevar a cabo para ponerle solución.

Esta es una manera de adentrarse en este método que puede ayudar a optimizar nuestro tiempo y a gestionar de manera efectiva y eficiente las tareas del día a día, identificando qué es aquello que no funciona y encontrando soluciones.

¡El siguiente paso es ponerlo en práctica!

Comments are closed.