Charla del entrenador para padres al principio de temporada

Charla del entrenador para padres al principio de temporada

Cuando comienza la temporada, muchos pasan por alto el hecho de organizar una reunión con los padres de los deportistas que vas a entrenar una media de 3 veces a la semana.

Algunos por desconocimiento, otros por temor de enfrentarse a este rol o simplemente por tener la creencia de que el entrenador cuanto más lejos de los padres mejor.

Es importante que los padres os pongan cara, os escuchen y es momento de que vosotros expreséis vuestra forma de trabajar.

Anticiparse es ganar, provocar este espacio para indicar cómo y cuándo vais a estar disponibles evitará que más adelante os avasallen al acabar un partido y os podáis sentir molestos.

Una estructura básica de reunión sería la siguiente:

QUIÉN SOY: Se le da la bienvenida a los padres. Presentación del entrenador y de las personas que van a estar ayudando al equipo.

OBJETIVOS: Aquí expondremos la filosofía del club, los valores que nos definen y los objetivos generales del deporte de iniciación como los del equipo que vamos a entrenar.

PROGRAMA DEPORTIVO: Se presenta el programa deportivo y otros aspectos de interés como: horarios de entrenamientos y competiciones, material necesario, normas de funcionamiento interno. Etc.

ESTILO DE TRABAJO DEL ENTRENADOR: Se explica cómo se va a trabajar y cómo va a desarrollar su función tanto en el aspecto deportivo como en el formativo, dejando claro cuáles son sus prioridades en los entrenamientos y en las competiciones.

CÓMO OS VAIS A COMUNICAR: Es un buen momento para indicar cómo y cuándo podrán contactar con vosotros y para qué temas. El marcar un día, un horario o una disponibilidad determinada al padre le da tranquilidad y evitaremos que molesten cuando menos proceda.

PAPEL DE LOS PADRES: Se comenta a los padres cual se cree que es su papel en la iniciación deportiva y que se espera de ellos en esta temporada.

Entre las recomendaciones más importantes que podemos hacerles, se encuentran:

-Aceptar el papel del entrenador sin intromisiones

-Mostrar una dedicación e interés adecuados

– Acompañar y animar a su hijo sin esperar nada a cambio

Qué conseguimos con esto

  • Anticiparnos a posibles conflictos
  • Dar confianza y seguridad
  • Ofrecer cercanía pero con límites marcados